Somos un tándem, un perfecto tándem capaz de rodar a la vez separado, a la vez junto. Un tándem que puede dividirse como onzas de chocolate, o incluso como completas tabletas totalmente independientes, pero tabletas que a su vez encajan perfectamente para complementarse y formar una única composición. Es tan sencillo como una bicicleta en la cual los dos tenemos que dar pedaladas, en la cual los dos luchamos por mantener el equilibrio, y en la cual hay subidas y bajadas más o menos costosas y más o menos placenteras, pero nada que no sea propio de cualquier camino. Al fin y al cabo somos un tándem hecho 100% de nosotros mismos, como un chocolate puro en el cual reside hasta la dulzura del sabor amargo, y otro con leche que suaviza las tempestades. Sí, somos complicados pero a la vez tenemos la oportunidad de ser auténticos en este camino que elegimos recorrer y en el que elegimos diferenciarnos de las medias naranjas, simplemente porque no son completas por sí mismas y sobre todo porque no tienen la posibilidad de recorrer distancia alguna mientras uno se deleita con el excitante contraste de sabores de la vida. Pero no nos engañemos y tengamos en cuenta que no todo el camino será maravilloso aunque admitamos que tampoco nada entre nosotros podrá ser desastroso. Sólo si pedaleamos juntos en ese camino que nos hacen a ti y a mí ser los únicos rumbo a esa biblioteca de sabores creada por nosotros mismos, seguiremos siendo aquello que tanto deseamos: un delicioso tándem de chocolate.Tándem de chocolate puro

Anuncios