COPENHAGEN – Mark Raso

Resultado de imagen de copenhagen movie
El paso de la niñez a la madurez independientemente de que tengas 14 o 30 años. El descubrimiento de uno mismo y sobre todo el descubrimiento del amor, platónico o no platónico, pero al fin y al cabo de un amor que arrasa con todo por su pureza y sencillez. Disfrutar con la frescura de la niñez a la vez que sientes que ese disfrutar es lo que te convierte en maduro. Aprender a sentir, a dejarse llevar, a recorrer por tu pasado y hacia tu pasado, al tiempo que recorres una ciudad y disfrutas de la sencillez. Un viaje que no prometía mucho, pero que de repente se convierte en un punto de inflexión en una vida. Un punto de inflexión que tiene su origen en la mirada inocente y pura de la protagonista. Un choque de dos océanos en un punto en el que, pese a que cada uno tenga su propia dirección de corriente, se tocan, se mezclan, lo suficiente para convertirse en algo extraordinario.
Así es esta película danesa. Sencilla a la vez que extremadamente intimista (sin ser ni mucho menos ñoña), aunque eso quizá dependerá de los ojos con los que se miren (y de las vivencias de cada uno). Así que, la recomiendo encarecidamente para todo aquel que le gusten las historias de amor reales, aquellas que te enseñan más que nada de tu propia vida e independientemente del final que tengan.

 

Anuncios